Como cuidar el motor del coche

Es muy importante darle a tu motor los cuidados que necesita para que consigas así tener los mejores resultados. Para conseguir los repuestos que necesitas a los precios más bajos te recomiendo comprarlos en esta central de desguaces, porque allí encontrarás los precios que buscas en repuestos de la más alta calidad.

Sin embargo, a pesar de que tu coche esté en perfecto estado, debes tener en consideración algunos puntos que resultarán básicos para el cuidado. Estos los he reunido en este post, con la finalidad de que puedas conseguir la mayor durabilidad en el motor de tu coche.

Consejos para el cuidado del motor

Cuidar el motor de tu coche es algo fundamental que debes tener en consideración, y para hacerlo correctamente debes fijarte en los siguientes consejos básicos:

Controla las RPM

Conducir con precaución será algo vital si quieres cuidar el motor de tu coche y tener los resultados deseados. Por este motivo, los conductores profesionales recomiendan que las RPM no suban por encima de las 2.500 para mantener un rendimiento óptimo.

En todos los casos, subir las RPM por encima de este nivel lo único que hará es que se produzca un mayor desgaste en el motor. Así que, debes fijarte muy bien en las RPM mientras que estés conduciendo para que el motor funcione de una forma óptima.

Realiza el cambio de aceite

Un motor que no está bien lubricado puede desgastarse de una forma muy rápida, haciendo que se disminuya la vida útil del mismo. Por este motivo, se recomienda hacer el cambio de aceite siempre que sea necesario, y si el nivel es muy bajo se debe llevar el coche de inmediato al taller.

Para el cambio de aceite se debe tener en cuenta el kilometraje, ya que, este se debe realizar entre los 5.000 y los 30.0000 kilómetros. Todo dependerá del modelo de vehículo, así como el año de fabricación y el lubricante utilizado.

Cambia la correa de distribución

Es el corazón del motor, porque si esta pieza el coche simplemente no puede funcionar, y en caso de romperse puede causar graves averías, incluso irreparables. Por este motivo, siempre se debe cambiar cuando se alcancen los 100.000 kilómetros de recorrido.

Sin embargo, si la correa pierde la tensión o se ve afectada por fugas del motor, puede ser indispensable un cambio prematuro de la misma. Por lo tanto, es una pieza del motor que se debe estar monitoreando constantemente para que tengas unos buenos resultados.